lunes, 8 de marzo de 2010

Del cuento para niños adultos

 

El señor Gurmendi salió de viaje y reconoció el encanto de la arquitectura gaudiana, cuyas formas y colores le recordaban a un cuento para niños adultos que guardaba en la estantería:
«Te dejo un instante más para reflexionar acerca de quien eres» dijo él cuando se la encontró un buen día en un pueblo de la costa atlántica. Ella le miró fijamente, frunció las cejas y no dijo nada. ¿Acaso él tenía que meterse en asuntos ajenos, intimidando la privacidad de otros? ¿Acaso ella tenía que pensar sobre sí misma? Al fin y al cabo solo era una muñeca con sobredosis de maquillaje que pasaba el día observando a los demás muñecos.
«Tonterías» optó finalmente por contestar « ¿Por qué debería yo partirme la cabeza si otros tampoco lo hacen?»

2 interpretaciones:

Alenka dijo...

Sencillamente hermoso y original!!!
Felicidades!!!

Dm dijo...

Bello!!